¿Y Si Me Olvido De Algo…?

Miedo Escenico_Tip4
Muchos oradores se paralizan cuando, durante una presentación, se dan cuenta que olvidaron mencionar algo que consideraban importante. Se preocupan, les tiembla la voz por los nervios y, en algunos casos extremos, hasta no pueden continuar. ¿Es para tanto?
 
Este tipo de reacciones devienen de un juicio básico y poco fundado: “si mi presentación no sale tal cual la practiqué, todos se van a dar cuenta”. Y en realidad, no, nadie se va a dar cuenta. La audiencia no sabe qué era lo que yo planeaba decir. Nadie sabe si me olvidé de mencionar algún concepto… salvo yo.
 
Por supuesto, ese concepto que omitimos no debería ser la idea central de nuestra presentación. Pero mientras que sigamos siendo coherentes y proyectemos entusiasmo, no nos preocupemos por los detalles. De hecho, lo bueno, si es breve, es aún mucho mejor.
 

 



 

Tres Estrategias…

Miedo Escenico_Tip5
Pocas cosas contribuyen tanto al éxito de presentación como haberla practicado lo suficiente. La Oratoria es una habilidad psicomotriz… necesitamos conocer sus secretos, pero también preparar nuestro cuerpo:
 
Entrenar la proyección de nuestra voz, practicar los gestos con los que enfatizaremos nuestro mensaje, acostumbrarnos a la mirada de cientos de ojos que nos registran mientras hablamos.
 
Sentirnos cómodos frente a una audiencia lleva tiempo… y, sobre todo, mucha práctica. Pero si nos comprometemos y practicamos lo suficiente, nos dará igual hablar frente a 5, 50 o 500 personas… y podremos hacer de nuestra voz un medio poderoso para expandir nuestro mensaje.
 

 



 

Un Optimista…

17_Optimismo
Mañana comienza Diciembre. Se extienden frente a nosotros treinta y un días para cerrar con todo este año y sembrar la semilla de un gran 2018.
 
“El año ya está perdido”, “No puedo hacer en un mes lo que no hice en once”, dirán algunos. Para ellos, todo nuestro aliento y buenas energías. Porque a veces, un poco de optimismo es todo lo que necesitamos para alcanzar esa meta que todavía se ve lejana. Y si finalmente las cosas no se dan como esperábamos… bueno, ya lo dijo Napoleon Hill: “El optimista se equivoca con tanta frecuencia como el pesimista, pero es incomparablemente más feliz”.