Archivo de abril 2012

Diferencias y Objetivo Común

Esta semana se celebró en el Teatro San Martín la tercera edición de TEDxBuenosAires, un evento bárbaro para compartir y escuchar ideas sobre diferentes temas, todas ellas con el objetivo de abrir nuestra mente y permitirnos alcanzar un mayor grado de desarrollo como sociedad.
 
Los temas abordados fueron de lo más variados y la verdad es que todas las charlas valieron la pena. Pero en el día de hoy nos gustaría compartir la presentación que hiciera Agustín Pichot, excapitán de Los Pumas, en la segunda edición de TEDxBuenosAires, en 2011. En la misma se trata el tema de las diferencias y los objetivos comunes en un equipo de trabajo, lo que no solo se aplica al mundo del deporte, sino también a cada uno de nuestros trabajos. ¡Esperamos que encuentren esta charla tan interesante como la encontramos nosotros!
 


 

Dedicación + Mejora Diaria + Tiempo = Genio

Hace poco leí el libro Éxito, de Robin Sharma. Una obra fascinante que recomiendo a todo el mundo porque no trata únicamente del éxito en los negocios, sino también del éxito en los demás ámbitos de nuestra vida y cómo alcanzarlo.
 
El capítulo 16 se titula Descubre Tu Genialidad (un título… ¿cómo decirlo? ¡Ridículo!) y me llamó particularmente la atención porque, de alguna manera, refuta una creencia que siempre tuve: que el genio nace, no se hace. Lo voy a poner en otros términos para explicarme mejor: en mi opinión, es indiscutible que para llegar a ser Messi se necesitan horas y horas de práctica y una increíble pasión por el fútbol, pero por otra parte, lo más probable es que la mayoría de los mortales, aunque entrenemos día y noche y no soñemos con otra cosa que ser el mejor futbolista del mundo, nos quedaremos en el intento, simplemente porque la naturaleza no nos dotó para este deporte con los mismos atributos que al capitán de la Selección.
 
Sin embargo, Robin Sharma sostiene que, aún sin desconocer que no todos tenemos el mismo talento natural para las mismas cosas, la genialidad no es más que la suma de tres factores. La ecuación sería la siguiente:
 

Dedicación + Mejora Diaria + Tiempo = Genio

 
La explicación terrenal de esta operación aritmética es, según el autor, que si nos concentramos en cualquier ámbito o habilidad con la inquebrantable decisión de mejorar en ella en forma diaria y poniendo todas las ganas, en un plazo de entre tres y cinco años, estaremos funcionando en dicho campo con tal pericia y conocimiento que la gente dirá que somos unos genios.
 
Es una reflexión interesante pero… ¿es realmente así? Para respondernos, Sharma recuerda la siguiente anécdota de Pablo Picasso:
 
Un día, Picasso iba caminando por un mercado y una señora lo reconoció, sacando inmediatamente una hoja de papel:
 
- ¡Señor Picasso! Soy una gran admiradora suya. Por favor, ¿no podría hacerme un dibujo?
 
Picasso aceptó de buena gana y, en un abrir y cerrar de ojos, le dibujó una pequeña obra de arte en un papel. Sonrió, le entregó la hoja a la mujer y dijo:
 
- Valdrá un millón de dólares.
 
- Pero, Señor Picasso – respondió contrariada la mujer – si no ha tardado ni un minuto en dibujar esta obra de arte.
 
- Mi buena señora – rió Picasso – ¡me ha costado el esfuerzo de treinta años poder pintar esta obra de arte en treinta segundos!
 
 
¿Te gustó? ¿Te sirvió? ¡Compartilo!