Archivo de julio 2013

Búsqueda de Personal Comprometido

Así se encuentra personal comprometido con nuestra causa. Gentileza de Ernest Shackleton, un verdadero coloso del Liderazgo.
 

Aviso publicado por Ernest Shackleton.

Aviso publicado por Ernest Shackleton.


 
“Se necesitan hombres para viaje peligroso. Bajo sueldo, frío tremendo, largos meses de total oscuridad, peligro constante, retorno dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.
 
¿Te gustó? ¿Te sirvió? ¡Compartilo!
 

 

 

¿Tienen Valor Los Valores?

Quienes trabajamos en organizaciones o tenemos una formación vinculada a lo empresarial estamos bastante familiarizados con el concepto de Valores. A lo largo de mi trayectoria tuve la oportunidad de encontrarme muchas veces con organizaciones en las que se los anunciaba con “bombos y platillos” pero a la hora de llevarlos a la práctica, el “audio” y el “video” carecían de toda sincronía. Me consta que no soy el único que ha sentido esto.
 
Esta situación, sin embargo, se antoja grave cuando la vivimos con demasiada frecuencia ya que termina siendo casi inevitable “perderle el respeto” al concepto de Valor. ¿Cómo voy a creer que son realmente importantes si para lo único que parecen servir es para adornar la cartelera de la compañía? “Nuestra gente es nuestro principal activo”, reza un valor… y la gente es precisamente la primera variable de ajuste cuando las papas queman. “Somos honestos y transparentes con nuestros clientes”, declama otro… y prometemos aquello que no podremos cumplir para concretar una nueva venta y alcanzar el presupuesto. No hay que ser muy sensible para asquearse.
 
Sin embargo, con los años me he fui dando cuenta de que la culpa no es de los Valores, sino de quien no los practica. En realidad, tener Valores es tan, pero tan importante, que identificarlos y respetarlos es la única forma que conozco de vivir en paz con uno mismo. Y esto ya trasciende el ámbito empresarial y pasa a formar parte de la dimensión personal de nuestra vida.
 
Aquel que logra definir sus Valores, aquello que realmente es importante para él y logra aferrarse a ellos sin importar lo que ocurra, es el único que podrá hacer algo trascendente (en la interpretación que cada uno desee darle a este término) con su vida. Los Valores son nuestro porqué, nuestra razón de ser, aquello que nos da seguridad al actuar y aquello que, si traicionamos, nos deja ese sabor amargo difícil de explicar aún en situaciones de éxito. Nadie puede moverle el piso a aquel actúa en base a sus Valores, sea una empresa o un individuo, porque podrá alcanzar sus metas o no, pero independientemente de los resultados obtenidos sabrá que su accionar fue coherente con su sentir y con su visión de lo que está bien, de lo que realmente vale.
 
Y como el lenguaje no es antojadizo, al buscar Valor en el diccionario de la Real Academia Española, entre las varias acepciones del término, encontré la siguiente:
 

Cualidad del ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a arrostrar los peligros, denotando osadía, y hasta desvergüenza.

 
Y es que precisamente de esto se trata. Cuando actuamos en base a nuestros Valores, nada ni nadie nos puede detener. Es más, contrariamente a esto, nuestro ejemplo alentará a los demás a apoyarnos y a darnos ese sustento tan importante que todos necesitamos para cumplir nuestros sueños.
 
¿Te gustó? ¿Te sirvió? ¡Compartilo!
 

 

 

¡El éxito no siempre es lo que se ve!


¿Te gustó? ¿Te sirvió? ¡Compartilo!