Archivo por autor

What does a life worth living take?

07_What Does A Life Worth Living Take
 
Working as an executive and life coach faces you with several challenges. How to stay level-headed after listening to so many breakdowns on a daily basis? How about designing and asking, in a matter of seconds, such powerful questions that will open your clients up to new perspectives and possibilities? Fancy dealing with multiple timezones and tsunamis of last-minute cancellations and put-offs? Sometimes it feels as if it was the toughest job on earth, even when you know it isn’t.
 
But on the other hand, if coaching has a bright side it definitely is that you can really help others to take significant leaps forward in their lives, just by performing this timeless craft of curiously listening and firing carefully tailored questions.
 
Having worked as a coach for five years, I came to realize that there may be as many reasons as there are drops in the ocean for a person to engage in a coaching process but there is also one burning question that kindles somewhen in adulthood: How can we lead a meaningful life? Regardless of their diverse walks of life, eight out of ten clients acknowledge this dilemma as the root cause of all their grieves.
 
It turns out that some kind of pattern seems to recurringly unfold in most Westerns: when we make our bombastic entrance to the professional world, we put ourselves in a restless pursuit of material and financial wellbeing. We tell ourselves that there is nothing more to life than a bulky bank account and all the pleasures that come with it. Of course, some disguise this yearning with the call of professional advancement or creative expression, but in the end money and security is what we seek.
 
However, as life passes by, no matter how proud of our achievements we might be, those compromises we had to make to reach our position in life start to manifest in a merciless fashion. Yes, we enjoy our toys and avant-gardist experiences but the pain of the unsung song grows bigger and causes our foundations to shake. Until one day, we breakdown and have no other choice but to take an honest look at the mountain we have just climbed and ask ourselves: what now? Or worse: what is this place and what on earth am I doing here?
 
Just at that precise moment, most people realize that it is time to make a massive shift in their lives, a shift to a more honest approach to living. After all, no one wants to be the richest person in the cemetery while we all long for a fulfilled existence.
 
So again… how can we lead a meaningful life? Of course, there isn’t such a thing as a one-size-fits-all answer to this question but what my clients have taught me is that there certainly is one idea that stands above the rest: integrity.
 
When we talk about integrity, we acknowledge a profound coherence between what we believe to be the best for us and what we actually do. If you think you should be working pro bono in a charity in sub-Saharan Africa but you spend your best days in a frantic exchange of bonds and shares in the stock market, integrity is what you lack. On the other hand, if you believe you should write a book and put aside a few hours every week for that purpose, integrity is what you have. Don’t get me wrong, integrity isn’t restricted only to the most romantic ventures. It can refer to empire-building endeavors as well, as long as that is what you really want.
 
But like most worthwhile things in life, integrity also takes a toll on us and it is that whatever choice we make, there are always other great options to discard. As the aphorism goes: you can do anything, but you can’t do everything. You can’t have a large family with kids and expect to enjoy the freedom to tour the world every year. You can’t switch careers in your 30’s without suffering some kind of financial setback. You can’t reach the top of the corporate ladder without compromising much of your family time. You can either land an unmatched international career or you can hang out every Friday night with your childhood friends in the corner pub. You can’t do both. There is always a price to pay so the actual question would be: are you willing to pay for it?
 
This takes us back to the heading of this article: what does a life worth living take? In my opinion, only one thing: courage. Only by facing our challenges with a courageous stance, we will take the necessary steps to meet our most genuine and personal expectations. It is not the avoidance of our fears that will make us thrive but rather having the nerve to face them and defeat them.
 
So when it comes to your life, always remember to play the long game. Don’t fool yourself with immediate pleasures and achievements but, instead, ask yourself this question: what are those things I will unforgivably regret not having done twenty years from now? And when you’ve grasped the answer, just be brave and move forward. Only then you will live a life worth living.
 
Why not tap into the spare time this pandemic provides us with (aren’t you skipping your daily commute to work?) to slow down and reflect? Is this the kind of life you really want? And if the answer is no, remember the Chinese proverb (yes, they have way more to offer to the world than highly-lethal viruses): the best time to plant a tree was twenty years ago. The second-best time is now.
 
Should you need support in this quest? Then find a coach. She will be honored to help.
 

 

 

La herramienta de productividad más eficaz y subestimada de todos los tiempos

Business Meeting Flat Illustration Concept
Si algo nos va a dejar la pandemia del COVID-19, una vez que las cosas vuelvan a la normalidad (o adopten una “nueva normalidad”), va a ser la certeza de que necesitamos actualizar nuestras formas de trabajar. Hacer convivir nuestras profesiones y empleos con la vida doméstica nos ha forzado a mutar de personas eficientes (en el mejor de los casos) a personas eficaces. ¿Cuál es la diferencia?
 
Eficiencia se asocia con la capacidad de hacer buen uso de los recursos que tenemos a disposición, desde una perspectiva de “más es mejor”. Es decir que si yo completo 240 tareas en un día estaré siendo muy eficiente y habré maximizado mi recurso “tiempo”.
 
Eficacia, por otra parte, está más vinculada a “lograr el efecto que se desea o se espera”, según el diccionario de la Real Academia Española. Esto sería que para lograr lo que busco ya no necesito aferrarme a la lógica de “más es mejor”. Se trata, más que de hace 240 cosas por día, de hacer las 8 o 10 cosas que realmente me mueven la aguja, que me acercan a mis objetivos.
 
Ser eficaces termina siendo mucho más importante que ser eficientes cuando tenemos objetivos profesionales que cumplir y, al mismo tiempo, necesitamos atender a nuestros hijos, velar porque la casa se mantenga en un mínimo estado de habitabilidad, ayudar a algún familiar para que no tenga que salir de su hogar y muchos etcéteras más.
 
La respuesta, entonces, ya no es hacer más, sino hacer mejor. Necesitamos aprender a ser más productivos.
 

Cualquier cosa, pero no todas las cosas

Una de las lecciones más valiosas que aprendí es que en la vida podemos hacer cualquier cosa, pero no podemos hacer todas las cosas. Normalmente queremos tener:
 

    + Exitosas carreras profesionales… y el dinero que traen aparejadas.
    + Una vida sentimental/sexual plena.
    + Relaciones sociales variadas y saludables.
    + Tiempo de ocio y de descanso.
    + Los abdominales de Cristiano Ronaldo.
    + Un profundo desarrollo emocional/espiritual.
    + Nuevas y emocionantes experiencias (muchas).

 
Y el mensaje que recibimos de la sociedad (y, ni hablar, de la publicidad) es que podemos y debemos aspirar a todo eso. Con menos que la plenitud en todos estos ámbitos, la vida no merece ser vivida. Y este es un mensaje que, a mi entender, solo nos puede conducir al desastre, a la decepción y a la frustración.
 
Por eso, necesitamos conocer nuestros objetivos y nuestras prioridades y así poder elegir esas cosas que más se alineen con nuestros valores. Porque podemos hacer cualquier cosa, pero no podemos hacer todas las cosas.
 

La herramienta que todos tenemos a nuestro alcance

Cuando tenemos claro qué es lo que realmente nos importa en la vida, todo se vuelve mucho más fácil: lo único que necesitamos es recurrir a esa herramienta de productividad que todos tenemos a mano pero a la que rara vez recurrimos: decir que no.
 
Ningún tip de productividad va a permitirnos dar un salto tan grande en la vida como tener el coraje de decir que no a aquellas cosas que no sean prioritarias, para tener tiempo de decir que sí a las que sí lo son. ¿Cuántas veces accedemos a un pedido de un colega porque nos resulta incómodo decirle que no podemos? ¿Cuántas veces nos sumamos a un compromiso social al que no queremos ir, pero no sabemos cómo rechazar? ¿Cuántas veces postergamos lo que nos importa porque no sabemos cómo detener la rueda frenética a la que estamos subidos? Todas estas situaciones tienen solución con solo gatillar el monosílabo “no”.
 
“Pero vos no entendés… me lo pidió mi jefe”. “Es que si no voy, no me van a invitar más”. “Para vos es fácil decirlo porque no tenés mis problemas”. No, no los tengo, pero tengo otros. Lo cierto es que nadie dijo que decir “no” carezca de efectos secundarios. Siempre pagamos un precio por decir que no, ya sea en términos de relaciones, en términos oportunidades no aprovechadas, en términos de dinero, también en términos de salud física y mental. Pero acá viene el quid de la cuestión, lo que pocos ven: siempre le estás diciendo que no a alguien. Cuando no se lo decís a otro, te lo decís a vos mismo… y eso también tiene un costo. La pregunta pasa a ser, entonces… ¿estás dispuesto a ser vos quien pague ese precio?
 

No te dispares en los pies

Empezar a decir que no a esas cosas que no son prioritarias requiere una alta cuota de coraje. Ese es el primer paso. Pero ser corajudo no es lo mismo que ser temerario. Una cosa es priorizar nuestros intereses y otra es pegarnos un tiro en los pies, especialmente si nos importa cuidar el vínculo con la persona que nos está pidiendo algo.
 
Para rechazar un pedido de un modo más suave, te recomiendo seguir esta estrategia:
 

    1. Escuchar atentamente a la solicitud que te están haciendo: lo mínimo que le debemos al otro es el respeto de escuchar lo que nos pide y tratar de entender sus razones.
    2. Decir que no: el paso más difícil y, a la vez, el más importante.
    3. Expresar nuestras razones: explicar por qué no podemos/queremos acceder a ese pedido.
    4. Ofrecer una alternativa: en caso de que no podamos, tal vez podamos hacerlo en otro momento. En caso de que no queramos, explicar por qué y, si nos parece, hacer una contrapropuesta más alineada con nuestros intereses.

 
¿Probaste alguna vez rechazar un pedido de esta forma? En mi experiencia, muy poca gente se lo toma a mal. Te invito a intentarlo.
 
Pero como escribía unos párrafos más arriba, necesitamos tener coraje. Y si la otra persona no entiende o no quiere entender nuestras razones, estar dispuestos a pagar el precio que conlleve. Al final de cuentas, cuando accedemos a algo que no queremos hacer el precio que pagamos es mucho mayor: el de haber comprometido nuestra propia dignidad, nuestro derecho a elegir libremente lo que queremos para nuestras vidas.
 
Una última consideración: reconocernos a nosotros mismos el derecho a ser los artífices de nuestras elecciones trae aparejado una especie de deber: así como yo tengo derecho a rechazar lo que otros me proponen, sería sensato reconocerles a los demás el derecho a rechazar mis propuestas. Lo que corre para mí, corre también para el resto. De este modo, no tengo dudas de que no solo vamos a llevar adelante una vida más libre y en línea con nuestros valores, sino también vínculos más sanos y respetuosos, en los que mis derechos terminan donde empiezan los del prójimo.
 

 

 

Cómo Sostener Un Hábito (Por Más De Una Semana)

cac1563b454d07db266240fc45854ed1
En tiempos de bombardeo informativo como los que vivimos, muchos sienten que equilibrar los compromisos profesionales y los deseos personales se ha transformado en uno de sus desafíos más importantes. No sorprende, entonces, que cada vez más personas se hayan volcado, mientras dura el aislamiento social en que se encuentra un tercio del planeta, a investigar formas de resolver este dilema. Y así, con la ilusión como bandera, han comenzado a practicar los que se conocen como hacks de productividad. Algunos de los más populares son:
 

    • Cómo priorizar mejor…
    • Cómo motivarse a uno mismo…
    • Cómo no perder el foco en medio de tantas interrupciones…
    • Cómo dejar de postergar lo importante…

 
Lo cierto es que la propia definición de hack (“truco o atajo que aumenta la productividad”) nos plantea, tácitamente que la acción que emprendamos será un pequeño bálsamo que, en el mejor de los casos, nos permitirá tomar un poco de aire antes de seguir corriendo como un hámster en su rueda, una vez que la vida vuelva a la “normalidad”.
 
¿Por qué? Porque, a la larga, los trucos o los atajos no funcionan. Podés copiarte en un examen y aprobar, pero cuando tengas que conseguir resultados en el mundo real de poco te va a haber servido. Podés aprovecharte de algún cliente poco informado pero cuando se dé cuenta no solo no va a volver sino que va a ensuciar tu nombre por donde vaya (y con razón). Los trucos, a la larga, no sirven.
 

Somos nuestros hábitos

Las personas operamos en forma transparente en un porcentaje muy alto de nuestro día. Imaginate tener que reflexionar por cada paso que das, cada tecla que apretás en el teclado o la pantalla del celular, cada cambio que hacés al manejar y muchos etcéteras más. Si no funcionásemos así consumiríamos enormes cantidades de energía en actividades tan simples como lavarnos los dientes. Y todas esas tareas que realizamos en forma transparente, sin pensarlas, no son ni más ni menos que hábitos que en algún momento fueron difíciles pero, de tanto repetirlos, se transformaron en parte de quienes somos.
 
Por eso, la mejor forma de optimizar el uso de nuestro tiempo y la gestión de nuestras tareas, no es encontrar un truco mágico que todo lo arregle, sino hacer el esfuerzo genuino por incorporar nuevas formas de actuar de manera sostenida.
 
El tema es que instalar un nuevo hábito no es lo más fácil del mundo… dejar de fumar, empezar (y no abandonar) el gimnasio, hacer dieta, dejar de mirar tanto el celular son sólo algunos de los ejemplos más comunes. ¿Pero qué tan difícil es realmente?
 
Eso mismo se preguntó un grupo de investigadores del University College London y, después de estudiar a un gran número de personas, concluyeron que “en promedio, necesitamos 66 días de práctica continua o consciente para reemplazar un hábito por otro”. Traducción: después de hacer algo durante poco más de dos meses, esa tarea pasa a ser tan transparente que es más fácil hacerla que no hacerla.
 
Por lo tanto, las soluciones mágicas no existen. Se necesita compromiso, constancia y determinación. Pero se puede. Y en este artículo me gustaría compartirte cinco estrategias para transitar esos 66 días sin tanta resistencia.
 

1. Buscá tu verdadera razón

Los adultos solo cambiamos cuando tenemos un motivo de peso para hacerlo. Necesitamos una fuerte razón. Todos conocemos a un hombre o mujer que no podía dejar el tabaco, a pesar de sus muchos intentos. Pero el día que se enteró de que un bebé estaba en camino, como por arte de magia, dejó de fumar. ¿Fue magia? No, realmente no. Lo que sucedió es que tenía un incentivo tan grande que cambiar sus hábitos se volvió inevitable.
 
¿Sabés cuál es tu verdadera razón? ¿Por qué querés cambiar tus hábitos? ¿Cómo sería la vida si lo lograras?
 

2. Modificar el entorno

Generalmente, cuando queremos cambiar un hábito, nos apoyamos en nuestra fuerza de voluntad. Creemos que echar mano a la determinación será suficiente para lograrlo.
 
El problema es que la fuerza de voluntad, ha comprobado la ciencia, es como un músculo. Comenzamos el día con grandes cantidades pero, a medida que transcurre nuestra jornada, nuestras existencias se van agotando.
 
Mucho más práctico, entonces, es modificar nuestro entorno de manera tal que no tengamos que recurrir a la voluntad. ¿Cómo me resultará más fácil hacer dieta, con una heladera repleta de productos saludables o desbordante de gaseosas, dulces y helados? La pregunta se responde sola.
 
Así, podemos modificar nuestro entorno de muchas maneras para ayudarnos a nosotros mismos: podemos usar recordatorios que nos ayuden a no postergar lo importante, podemos bloquear el acceso a redes sociales en nuestras horas de trabajo, podemos dejar nuestro teléfono en otro ambiente o en un cajón. Cada uno sabe qué cambio a su entorno le resultará más útil y viable.
 

3. Un hábito a la vez

Conozco pocas frases más mentirosas que “año nuevo, vida nueva”. Si modificar un solo hábito nos lleva 66 días de esfuerzo y determinación… ¿te imaginás cambiar cuatro o cinco cosas al mismo tiempo por el simple paso de una hoja del almanaque? ¡No hay chances!
 
Por eso, una estrategia más efectiva es trabajar sobre un solo hábito y, cuando se haya consolidado, comenzar con otro.
 

4. Moderar las expectativas

Bajar la vara está muy vinculado a trabajar de a un hábito por vez. Muchas veces, sobrestimamos nuestra propia capacidad. Esto nos lleva, casi siempre, a frustrarnos y abandonar nuestros intentos de cambio. Empezamos a correr dos vueltas a la plaza del barrio (con mucho esfuerzo) pero ya nos anotamos para participar de la próxima edición del Cruce de los Andes, dentro de un mes.
 
Acordate, mejor ir cumpliendo objetivos graduales y construir sobre ellos que poner la vara demasiado alta y frustrarte en el intento.
 

5. Llevar el control escrito

Finalmente, pocas cosas te van a comprometer tanto con el cambio como llevar el control escrito de tus avances. Si nuestra mente tiende a olvidarse de lo que hizo hace diez minutos… ¿cuánto podrá recordar lo que hizo hace diez días, o hace un mes? Llevar el control escrito es una excelente forma de dar seguimiento a nuestro progreso y mantenernos en el camino.
 
Sí, buscar soluciones rápidas puede resultar tentador. Nos hemos vuelto adictos a las gratificaciones instantáneas a las que nos acostumbró la tecnología. Pero si realmente querés vivir mejor, dejá de hackear tu vida y comprometete a instaurar una nueva filosofía, más alineada con tus verdaderos valores y prioridades. Estos días de cuarentena no podrían ser una mejor oportunidad para comenzar.