Desarrollo Personal

What does a life worth living take?

07_What Does A Life Worth Living Take
 
Working as an executive and life coach faces you with several challenges. How to stay level-headed after listening to so many breakdowns on a daily basis? How about designing and asking, in a matter of seconds, such powerful questions that will open your clients up to new perspectives and possibilities? Fancy dealing with multiple timezones and tsunamis of last-minute cancellations and put-offs? Sometimes it feels as if it was the toughest job on earth, even when you know it isn’t.
 
But on the other hand, if coaching has a bright side it definitely is that you can really help others to take significant leaps forward in their lives, just by performing this timeless craft of curiously listening and firing carefully tailored questions.
 
Having worked as a coach for five years, I came to realize that there may be as many reasons as there are drops in the ocean for a person to engage in a coaching process but there is also one burning question that kindles somewhen in adulthood: How can we lead a meaningful life? Regardless of their diverse walks of life, eight out of ten clients acknowledge this dilemma as the root cause of all their grieves.
 
It turns out that some kind of pattern seems to recurringly unfold in most Westerns: when we make our bombastic entrance to the professional world, we put ourselves in a restless pursuit of material and financial wellbeing. We tell ourselves that there is nothing more to life than a bulky bank account and all the pleasures that come with it. Of course, some disguise this yearning with the call of professional advancement or creative expression, but in the end money and security is what we seek.
 
However, as life passes by, no matter how proud of our achievements we might be, those compromises we had to make to reach our position in life start to manifest in a merciless fashion. Yes, we enjoy our toys and avant-gardist experiences but the pain of the unsung song grows bigger and causes our foundations to shake. Until one day, we breakdown and have no other choice but to take an honest look at the mountain we have just climbed and ask ourselves: what now? Or worse: what is this place and what on earth am I doing here?
 
Just at that precise moment, most people realize that it is time to make a massive shift in their lives, a shift to a more honest approach to living. After all, no one wants to be the richest person in the cemetery while we all long for a fulfilled existence.
 
So again… how can we lead a meaningful life? Of course, there isn’t such a thing as a one-size-fits-all answer to this question but what my clients have taught me is that there certainly is one idea that stands above the rest: integrity.
 
When we talk about integrity, we acknowledge a profound coherence between what we believe to be the best for us and what we actually do. If you think you should be working pro bono in a charity in sub-Saharan Africa but you spend your best days in a frantic exchange of bonds and shares in the stock market, integrity is what you lack. On the other hand, if you believe you should write a book and put aside a few hours every week for that purpose, integrity is what you have. Don’t get me wrong, integrity isn’t restricted only to the most romantic ventures. It can refer to empire-building endeavors as well, as long as that is what you really want.
 
But like most worthwhile things in life, integrity also takes a toll on us and it is that whatever choice we make, there are always other great options to discard. As the aphorism goes: you can do anything, but you can’t do everything. You can’t have a large family with kids and expect to enjoy the freedom to tour the world every year. You can’t switch careers in your 30’s without suffering some kind of financial setback. You can’t reach the top of the corporate ladder without compromising much of your family time. You can either land an unmatched international career or you can hang out every Friday night with your childhood friends in the corner pub. You can’t do both. There is always a price to pay so the actual question would be: are you willing to pay for it?
 
This takes us back to the heading of this article: what does a life worth living take? In my opinion, only one thing: courage. Only by facing our challenges with a courageous stance, we will take the necessary steps to meet our most genuine and personal expectations. It is not the avoidance of our fears that will make us thrive but rather having the nerve to face them and defeat them.
 
So when it comes to your life, always remember to play the long game. Don’t fool yourself with immediate pleasures and achievements but, instead, ask yourself this question: what are those things I will unforgivably regret not having done twenty years from now? And when you’ve grasped the answer, just be brave and move forward. Only then you will live a life worth living.
 
Why not tap into the spare time this pandemic provides us with (aren’t you skipping your daily commute to work?) to slow down and reflect? Is this the kind of life you really want? And if the answer is no, remember the Chinese proverb (yes, they have way more to offer to the world than highly-lethal viruses): the best time to plant a tree was twenty years ago. The second-best time is now.
 
Should you need support in this quest? Then find a coach. She will be honored to help.
 

 

 

Coronavirus: no pretendas atrapar el viento

descarga
Es humano y natural sentir miedo ante lo desconocido. El planeta entero se ha visto afectado por una pandemia para la que nadie podía estar completamente preparado ya que nunca habíamos enfrentado algo igual. Es casi imposible no sentirnos, en alguna medida, afectados por el curso de los acontecimientos.
 
Pero una actitud tan frecuente como asustarse ante lo desconocido es preocuparnos por lo que aún no aconteció (y, a decir verdad, no sabemos si acontecerá). Ya lo dijo mejor el filósofo francés Michel de Montaigne:
 

Mi vida ha estado llena de terribles infortunios, la mayoría de los cuales nunca sucedieron.

 
Por eso, para no sumarle más preocupación a un tema que indudablemente merece nuestra atención, me gustaría compartir algunos comentarios sobre cómo gestionarnos a nosotros mismos en tiempos de Coronavirus.
 

Lo que controlo y lo que no controlo

El miedo es una emoción que aflora ante la inminencia de una pérdida. Siempre que nos asustamos, en el fondo juzgamos que hay algo que podemos llegar a perder. En el caso de esta pandemia, creo que el interés de la mayoría es no perder su integridad física, la salud.
 
Y ante una pérdida potencialmente tan grande, una reacción habitual es la de tratar de mantener todo bajo control. Así fue que vaciamos las góndolas de los supermercados, extremamos las medidas de limpieza y bombardeamos a nuestros amigos, colegas y conocidos con consejos a través de Whatsapp. El problema es que como esto lo hago yo, lo hace mi familia, lo hacen mis amigos y lo hace todo el mundo, se termina desencadenando una ola de psicosis que nos hace sentir cualquier cosa, menos tener el control de la situación.
 
Epicteto, el antiguo filósofo estoico de origen esclavo, tenía una receta muy práctica para llevar adelante una buena vida que creo que sería de mucha utilidad en este momento. Decía así:
 

En la vida, nuestro primer trabajo es distinguir y dividir las cosas en dos categorías: externas, que no puedo controlar. Y las elecciones que tomo con respecto a las primeras, las que sí puedo controlar. ¿Dónde encontraré lo bueno y lo malo? En mí, en mis elecciones.

 
De alguna manera, nos estaba diciendo que hay cosas que podemos controlar y otras que no y que vivir bien o mal dependerá más de nuestras elecciones que de los hechos en sí mismos.
 
¿Qué cosas podemos controlar?
 

    • La forma en que gestionamos nuestras emociones.
    • Las opiniones que tenemos sobre las cosas.
    • La actitud con la que enfrentamos los acontecimientos.
    • Las cosas que deseamos.
    • Las decisiones que tomamos.
    • La determinación con la que perseguimos lo que nos importa.

 
¿Y qué cosas no podemos controlar?
 
Todo lo demás.
 

Hecho mata percepción

Es utópico pretender controlar cualquier cosa que no figure en el listado anterior. Y ante la falta de control de una pandemia de semejante magnitud, entramos en pánico, nos asustamos y la pasamos mal.
 
Pero como el miedo surge de la forma en que estamos percibiendo la situación y no de la situación en sí misma, necesitamos recurrir a lo único que tiene el poder de tranquilizarnos: los hechos.
 
Y los hechos dicen lo siguiente:
 
Al momento de escribir este artículo, Worldometers.info informaba que en el mundo había un total de 197.159 infectados por el virus.
 
De ese total, el 41,43% (81.683) ya se habían recuperado y solo el 4,03% (7.949) habían fallecido. El resto, se encuentran aún bajo tratamiento.
 
El virus se puede prevenir con un alto grado de efectividad lavando regularmente nuestras manos y, especialmente, evitando el contacto directo con personas infectadas. Pero como en estadíos tempranos el virus puede presentarse asintomático, la mejor forma de evitar la transmisión es tomando distancia de todo el mundo, es decir, aislarnos. El crecimiento de la tasa de transmisión es exponencial por lo que, al aislarnos, evitamos que los sistemas de salud colapsen y que los casos que ya existen puedan ser tratados con éxito.
 
Y no solo esto, siguiendo estos consejos también minimizamos las posibilidades de contagiarnos nosotros o nuestras familias.
 

¿Cómo aprovechar nuestro tiempo de aislamiento?

No creo que a alguien le agrade la idea de aislarse del mundo por dos semanas, tres o el tiempo que haga falta. Si vivís solo puede llegar a ser bastante aburrido y si tenés hijos, enloquecedor. Pero pasar un tiempo alejados de nuestras rutinas puede acarrear grandes beneficios, si sabemos cómo aprovechar ese tiempo.
 
¿Qué podemos hacer durante la cuarentena? Estas son algunas ideas:
 

    1. Aprender: leer ese libro que hace tiempo está apoyado en un mueble de casa, tomar un curso online, estudiar un idioma en Duolingo, mantener sesiones virtuales con un Coach para gestionar mejor nuestras emociones.
    2. Inspirarnos: reflexionar sobre nuestras prioridades, estudiar las vidas de personas a quienes admiramos.
    3. Pasar tiempo con la familia: ironía al margen sobre quienes tienen hijos, la cuarentena autoimpuesta es una gran oportunidad para compartir con nuestros seres queridos y desarrollar un vínculo más profundo con ellos.
    4. Ejercitarnos: no necesitamos mucho espacio para hacer algunas abdominales, flexiones de brazos o estocadas.
    5. Descansar: aprovechar que, al no tener que trasladarnos a nuestros trabajos, podemos descasar un tiempo más antes de conectarnos (si estás haciendo teletrabajo).
    6. Acompañar: ayudar a otros a bajarse de la rueda del pánico y observar este momento con mayor perspectiva.

 
En medio de esta pandemia, intentar mantener todo bajo control no es muy distinto a pretender atrapar el viento, una verdadera utopía. Pero podemos aprender de los navegantes, que con sus grandes velas lo embolsan y usan su fuerza para cruzar los ríos y mares. Busquemos el lado positivo de esta situación. No la elegimos, no la hubiésemos deseado, pero está entre nosotros. De nosotros, y de nadie más, depende padecerla o trascenderla.
 

 

 

¡Se Logró!

se_logro_big
Hace algunos días me topé, en la red LinkedIn, con un posteo algo agridulce: un contacto de un contacto compartió una foto de una diplomatura internacional a la que había accedido, presumo que con mucho esfuerzo, acompañada por la siguiente frase: “¡Se logró!”. Y lo primero que me surgió preguntarme fue “¿La diplomatura se habrá logrado sola?”.
 
Es evidente que no, que la había logrado el autor de la publicación. Pero, por alguna razón, eligió hacer pública su alegría/orgullo/satisfacción/alivio hablando de una forma que lo sacaba del centro de la escena. Parecía como que él no había logrado nada, sino que una fuerza mágica, completamente ajena a su persona, había accedido a esa difícil diplomatura.
 
Esta es una trampa del lenguaje en la que caemos con frecuencia e, incluso, muchas veces necesitamos que otra persona (un buen amigo, un Coach, nuestra pareja) nos la haga ver. Muchas veces, en vez de expresar lo que sentimos en forma lisa y llana, optamos por hacerlo en tercera persona, usando la voz pasiva o a través de cualquier otro recurso lingüístico que nos absuelva de toda responsabilidad. No falta quien dice “se agradece” en vez de un mucho más directo “gracias”. Tampoco quien expresa que “uno querría hacer X o Y”, en vez de “yo quiero hacer X o Y”. Ejemplos hay de sobra y los podemos encontrar en todos lados.
 

El diagnóstico: Victimitis Excusitis

El tema es que, lejos de ser un mero detalle gramatical o sintáctico, hablar de nosotros mismos sin usar la primera persona del singular (yo) conlleva un daño muy profundo a nuestra capacidad de acción del que no somos conscientes. Cuando hablo de mí mismo sin hacerlo estoy adoptando, incluso sin darme cuenta, un rol de víctima: asumo que existe una serie de circunstancias ahí afuera que operan sin que yo pueda hacer absolutamente nada al respecto. ¡Y por supuesto que eso, en algunos casos, es real! Pero no en todos. Cuando consigo una diplomatura fui yo quien invirtió horas de estudio en obtenerla. Cuando digo “gracias” soy yo quien siento gratitud por lo que alguien hizo por mí. Cuando digo “quiero hacer X o Y”, me estoy haciendo cargo de la satisfacción de mis propios deseos, en forma adulta.
 
Esto no lo hacemos ni por malos ni por tontos… es el resabio de una estrategia que operaba maravillosamente en nuestra niñez: para no ser reprendidos, asignábamos la responsabilidad de las cosas a otros (especialmente, las cosas que pudieran ser motivo de reto). Era más liviano decir “la maestra me desaprobó” que “no estudié lo suficiente para aprobar”. El problema es que, de tanto repetir esta fórmula, en muchos casos se transformó en estrategia de vida y la empezamos a usar para todo.
 
Y así, muchas veces nos encontramos expresándonos de esta manera para no mostrar nuestras verdaderas emociones. Quiero que me feliciten por mi título, pero no quiero que sepan que lo sufrí, que moría de ganas de terminar, que durante el camino sentí muchísimas veces que no podría alcanzarlo. Quiero “X o Y” pero prefiero expresarlo de un modo más genérico (“uno querría”) ya que, si no lo consigo, no se hará evidente mi frustración.
 

La prescripción: dar un giro protagónico

No quiero caerle a la persona que me inspiró a escribir estas líneas. Honestamente, no lo conozco y no tengo ni la menor idea de porqué optó por no escribir “¡Lo logré!”. Pero me gustaría aprovechar este evento para recordar(me) que las personas vivimos en el lenguaje (¡si hasta pensamos con palabras!) y la forma en que nos expresamos realmente configura la realidad en que vivimos. Ya lo dijo Séneca, el filósofo estoico de la antigua Roma:

 

Un hombre es tan desgraciado como se ha convencido a sí mismo de serlo.

 

A desgraciado yo sumaría: feliz, poderoso, capaz, generoso, útil, creativo, responsable, confiable, agradable, digno y muchos etcéteras más. Asumir una actitud de responsabilidad personal por nuestros actos comienza por hacernos cargo de que fuimos nosotros quienes los ejecutamos. Ese es el primer paso que nos llevará a ser los protagonistas de nuestra propia historia. Y, sin dudas, una estrategia poderosísima para alcanzar lo que nos propongamos.
 
Y si este post llegara al feed de quien lo inspiró, aprovecho para decirle: “Gracias por haberme inspirado” y “Te felicito por tu logro; que consigas muchos más”.