El Bienestar Mental… Hecho Juego

Si hablamos de Mindfulness, o estado de conciencia plena, hablamos de una disciplina que está creciendo a pasos agigantados, en beneficio de una gran cantidad de personas. Ésta, muy simplificadamente, consiste en prestar atención, en cada momento, a los pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de una forma caracterizada por la “aceptación”, una atención a los pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no. Sus beneficios son muchos, aunque no es de ellos de lo que trata este post.
 
Incorporar esta práctica a nuestras vidas demanda vencer una de las resistencias más grandes que podemos enfrentar las personas: la resistencia a modificar nuestros hábitos. A todos nos puede resultar fácil practicar una nueva disciplina por 4 o 5 días, pero el verdadero desafío está en lograr transformar esa práctica de un hecho aislado a un hábito recurrente. Así también lo entendió Andy Puddicombe quien, a través del producto Headspace, puso el Mindfulness al alcance de todos. ¿Cómo lo logró? Con una combinación explosiva: un excelente producto, que mejora la vida de la gente, y el uso de Gamification, una disciplina que hace tiempo impulsamos desde esta columna.
 
Una de las principales ventajas de Gamification, es su increíble capacidad de ayudar a las personas a realizar voluntariamente acciones que de otro modo resistiría. Es una excelente herramienta, tanto en el trabajo como en la vida personal, para modificar conductas e instaurar hábitos positivos. Veamos entonces cómo, a través de su utilización, Headspace se transformó en la aplicación de Mindfulness preferida de miles:
 
Según el modelo “Hooked”, de Nir Eyal, lo primero que tenemos que hacer para formar un hábito es lograr que una tarea se vuelva tan fácil de realizar como sea posible. El equipo de Headspace entendió, entonces, que lo primero que debía hacerse para facilitar la práctica del Mindufulness era ofrecernos una herramienta que pudiésemos llevar con nosotros en cada momento, simplicando el acceso a la misma. La solución fue casi obvia: una aplicación para nuestro celular, que funcionara sobre Android o iOS.
 
Para no aburrir con descripciones teóricas sobre los drivers que impulsan a los usuarios a actuar en distintos sentidos, explicaremos qué elementos de juegos han sido utilizados en Headspace y cómo nos ayudan, sintéticamente, a desarrollar un hábito:
 
Tutoriales
Como mencionamos anteriormente, toda herramienta debe ser tan fácil de usar como sea posible si queremos lograr que su uso sea frecuente.
 
En ese sentido, no hay mejor forma de enseñar a usar dicha herramienta que a través de un breve Tour virtual que nos muestre sus bondades.
 
Headspace logra, precisamente, bajar las barreras que impiden el uso a través del apartado Headspace Tour, un breve tutorial que nos muestra rápidamente qué podemos esperar y cómo conseguirlo.
 
Niveles y Desbloqueo
Otra herramienta lúdica que se utiliza para facilitar la inducción son los Niveles.
 
El usuario comienza por un nivel muy básico, en el que es prácticamente imposible fallar. De este modo, su autoconfianza va incrementándose y se siente cada vez más seguro de poder afrontar mayores niveles de dificultad, los cuales van desbloquéanose automáticamente, una vez completados exitosamente los anteriores.
 
De este modo, no se desmoraliza al usuario pidiéndole que realice tareas altamente desafiantes sin preparación suficiente, sino que se lo va exponiendo lentamente a mayores grados de dificultad a la vez que se le facilita el desarrollo de la confianza en sí mismo.
 
Progreso & Panel Social
Una forma infalible de mantenernos siempre motivados es medir cuál es nuestro Progreso, en qué etapa del camino nos encontramos. Cantidad de sesiones, duración, total de tiempo meditando son sólo algunas de las formas que ofrece Headspace para indicarnos qué tan buena es nuestra performance.
 
¿Y qué hay del vínculo con otras personas? Esta aplicación también nos ofrece un Panel Social, en que podemos interactuar con otros usuarios y enterarnos, en tiempo real, cuántas personas se encuentran embarcadas en la misma aventura que nosotros.
 
Condecoraciones & Insignias
Condecoraciones o Insignias (Badges, en inglés) son elementos lúdicos que se usan para premiar nuestros logros. Funcionan, dentro del contexto del juego, como una poderosa muestra social de nuestros antecedentes, nuestro éxito y nuestro progreso.
 
Headspace nos premia, entre otra cosas, por la cantidad de días consecutivos que hemos practicado el Mindfulness.
 
Feedback Positivo
Finalmente, no importa cuán motivados nos sintamos, siempre nos vendrá bien un poco de aliento o Feedback positivo. Acabás de terminar la práctica del día y Headspace te dice:
 
“¡Bien hecho! Has completado la sesión 6 del Nivel 1. Quedan 4 sesiones pendientes en este paquete. ¡Seguí así!”
 
¿Quién querría defraudar a alguien que lo alienta de esta manera? Nadie… y Headspace lo sabe.
 
De esta forma, vemos cómo a través del uso de dinámicas lúdicas relativamente simples, Headspace ha logrado que miles de personas incorporen el hábito de practicar el Mindfulness.
 
No es magia, aunque los resultados nos tienten a creerlo. Existe una disciplina que se encarga exclusivamente de diseñar herramientas que promuevan la instauración de nuevas y mejores conductas. Su nombre es Gamification. Los invitamos a conocerla en nuestro sitio Engament.com.
 
¿Te gustó? ¿Te sirvió? ¡Compartilo!
 

 

 

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.